El Logo como objeto de deseo

Como hemos visto a lo largo del sitio, el Logo corporativo es un garante de la calidad del producto y cuanto mejor sea el diseño más atractivo se hará el producto que lo vista. En esta sección hablaremos de un aspecto diferente del Logo: de su capacidad de lograr ventas por sí mismo. Hasta ahora hemos hablado de cómo el Logo ayuda a un producto a hacerse más deseado pero de lo que hablamos es siempre de la relación de la imagen representativa en relación al producto, a la imagen de la empresa, etc. ¿Cómo es, entonces, que el Logo genera ventas por sí solo? La respuesta está en el título de esta sección: cuando el Logo se transforma en un objeto de deseo en sí mismo. Es decir, cuando un Logo logra un nivel tal que empieza a vender productos no por lo que los productos son sino porque tiene el Logo en ellos.

Veámoslo con un ejemplo clásico. El Logo de Nike, una exitosa empresa de ropa deportiva que fabrica ropa, calzado, etc. El Logo de Nike, la famosa pipa, está sobre todos sus productos y garantiza la calidad de los mismos. Ahora bien, es muy común ver gente usando camisetas con el Logo de Nike impreso en gran tamaño en ellas. Estas camisetas no fueron producidas por Nike, son de una calidad notoriamente inferior y su precio las delata. No obstante, son muy populares. ¿Por qué? ¿Será que la gente se confunde y cree que son camisetas de Nike? Es muy poco probable. ¿Será para engañar a los demás? Menos probable aún ya que si éste fuera el objetivo convendría compra imitaciones y no camisetas sin gracia.

En verdad, no hay misterio aquí: no se trata de un error, el cliente sabe lo que compra y lo que viste es lo que quiso vestir. Estas personas quieren el Logo de Nike, quieren un gigantesco Logo de Nike, quieren vestirse con él, quieren contagiarse su éxito, su belleza, etc. No se trata de comprar un producto se trata de adquirir un Logo.

La imagen representativa de una empresa puede llegar a tal punto. Claro que estos son casos excepcionales de grandes Logos y de exitosas empresas. No obstante, es un punto de referencia, es un objetivo al que apuntar, es un parámetro a tener en cuenta. Cuando usted ve su diseño de Logo puede preguntarse ¿en caso de que mi empresa triunfara en el mercado mi Logo tiene la suficiente calidad como para ser deseado por sí mismo? ¿Alguien compraría una camiseta con este Logo impreso?

El poder del Logo es algo que no hay que subestimar ni limitar a un solo ámbito; como hemos dicho al principio, la historia de la humanidad está atravesada por símbolos que representan grupos. Es decir, esto va mucho más allá de un diseño para su compañía.