Identidad corporativa

La identidad corporativa es el conjunto de elementos de diseño deliberadamente homogéneo que tramite un mensaje empresarial. Cada componente del conjunto mantiene una coherencia con los demás con el fin de transmitir un mismo y único mensaje. Desde los componentes más importantes como el Logo y el sitio Web hasta los menos importantes como un volante todos se encuentran atravesados por el criterio que rige la imagen empresaria.

En este conjunto el Logo cumple un rol diferenciado: es el elemento fundamental y fundacional. El carácter fundamental del Logo consiste en ser el primer y más importante elemento de diseño de una empresa. Es el más importante porque es la imagen que representa cabalmente a la compañía y que se mantiene inmutable para mantener esa identidad. La razón de que el Logo sea el primer elemento de diseño es muy sencilla: sin Logo una empresa no puede operar. Quizá alguien se pregunte cómo es posible que un símbolo, algo casi sin importancia aparente pueda detener a toda una compañía. Sin embargo, así es: sin Logo no hay empresa. Supongamos un caso: usted va de compras, recorre las góndolas del supermercado eligiendo los productos que necesita. En determinado momento se topa con un nuevo producto de alimentos congelados: el envase aparenta un producto de calidad y además tiene buen precio. Usted toma el producto y se dispone a meterlo en su carrito de compras cuando advierte que el producto no tiene el Logo de la empresa que lo produce. ¿Qué hace usted? Seguramente, lo devuelva a la góndola y compre el producto contiguo que es más caro y se ve menos apetitoso pero tiene un Logo. Usted prefiere que sus hijos coman un producto de menos apetitoso y bastante más caro sólo por tener la seguridad de ver un Logo en su paquete. Esto sucede porque el Logo es garantía de que el producto es de calidad, es el indicador de que alguien se hace cargo de él. No se trata sólo es un elemento decorativo, es mucho más que eso. Así vemos como el Logo es, necesariamente, el primer elemento de diseño que requiere un compañía, es tan importante como los medios de producción, como el personal, como lo productos, es indispensable. De esta manera pasamos al segundo punto, el carácter fundacional del Logo.

El conjunto de identidad corporativa, como vimos, es un conjunto homogéneo en el que todos sus componentes se mantienen coherentes entre sí. Para lograr esto se utiliza un diseño modelo, un diseño que marcará el rumbo de los restantes. Así, este diseño que determina un criterio a seguir funciona manteniendo la homogeneidad entre los componentes aunque sin excluir las características particulares de cada uno. ¿Y qué elemento se utilizaría para mantener una línea si no el necesariamente primer diseño que requiere una empresa? El Logo funda el criterio a seguir, marca los parámetros que deberán respetar los demás diseños. El diseño del Logo corporativo encierra todos los elementos representativos de la compañía y será el elemento con el cual cotejar los restantes diseños. De esta manera, todos los diseños de la empresa deberán acomodarse al diseño del Logo sin que esto signifique que deben ser idénticos. No sólo por lo obvio de que no pueden ser idénticos ya que sino serían todos la misma cosa sino porque todo diseño tiene una libertad propia, no es que la identidad corporativa sea un concepto tiránico. Las particularidades que hacen a cada diseño lo que es pueden y deben ser explotadas al máximo; el único cuidado que hay que tener es el de lograr que sean diseños coherentes con los demás componentes de identidad corporativa.

¿Pero qué sucede cuando se modifica el Logo? La modificación del Logo es algo excepcional y sucede sólo después de muchos años de uso. No obstante, si fuera el caso de que se modificara el Logo, consecuentemente se deberían modificar todos los restantes elementos. Claro está que esto no resulta grave por no es algo inesperado. Cambiar un Logo corporativo lleva años y usted puede estar listo para hacerlo sólo si también puede modificar sus restantes diseños. Hacer una modificación del Logo sin alterar coherentemente sus demás diseños sería ir en contra del principio esencial de la identidad corporativa. Tomemos el caso de Coca Cola, tardaron años en cambiar su Logo, pero cuando lo hicieron también cambiaron sus demás diseños (incluidos sus comerciales televisivos). Así debe ser con su empresa, por más que usted tenga una pequeña empresa, el cambio debe ser igual: coherente aunque en menor escala.